11 consejos esenciales para acampar en invierno que no deberías olvidar.

camping invernal

Para algunos acampar en invierno significa alquilar una cabaña con una chimenea para mantenerse en calor. Para otros, los mas aventureros significa prepararse para ir a encontrarse con la naturaleza a un lugar remoto.

¿Vas a acampar este invierno y aún no sabes como prepararte para ir de camping en invierno?. Bueno en este artículo vamos a explicarte 11 consejos para acampar en invierno. Nos hemos basado en nuestra experiencia y la experiencia de otros montañeros experimentados para ayudarte a escapar al frío y la lluvia.

Acampar en invierno puede sonar deprimente, pero puede ser realmente hermoso y una experiencia única. Además exige que tengas que llevar más equipamiento adicional del que llevarías a un camping de verano. Cuando las temperaturas caen en picado y la nieve comienza a caer, querrás estar totalmente preparado para esta aventura que es acampar en invierno. Planear es el paso más importante de la preparación, por eso queremos ayudarte  a facilitarte este proceso. Sigue leyendo el artículo para no quedarte sin saber que consejos son.

Para sacar el máximo partido a tu acampada de invierno es muy importante un buen plan. 

Cuando decidas irte de acampada y selecciones tu destino, considera tus limitaciones y cuales son tus expectativas. ¿Disfrutas con un clima frío? ¿No te importa mojarte durante tu acampada?, si no es así considera ir de acampada en otra época con temperaturas mas moderadas.

Haz un inventario del equipamiento que necesitarás llevarte. Material para dormir, ropa adecuada al clima o utensilios para cocinar.

Comprueba la predicción del tiempo que se va a esperar antes de partir. Aunque prepárate para el peor escenario posible,no sería muy seguro que te sorprendiera una tormenta inesperada durante tu acampada. Recuerda las tormentas de invierno pueden sorprenderte inesperadamente.

No es buena idea ir a acampar en solitario

El invierno puede ser duro y complicado. Asegurate que has informado de tus planes a familia y amigos antes de irte de acampada en invierno. Ir con un grupo o con un amigo pueden facilitarte tu aventura en caso de ponerse enfermo, lesiones, perderte en algún lugar alejado de la civilización. Una noche de soledad puede ser tentador pero también arriesgado.

Lleva el equipamiento de invierno correcto

No cometas errores al traerte el equipamiento y material de verano cuando vayas a acampar en invierno. Esto puede desembocar a una experiencia horrible durante tu acampada. Ya sabes que tu misión será escapar al frío y a la lluvia. Para estar protegido del clima y las bajas temperaturas tendrás que traerte más material ampliando tu equipamiento usual.

Si quieres leer el artículo y  saber más acerca de que equipamiento esencial que debes llevarte para acampar en invierno, haz click aquí

Asegura tu campamento

Antes de montar tu tienda de campaña tienes que inspeccionar el lugar en el que lo vas a hacer y si éste es el lugar idóneo para instalarte.

Prótegete del viento, haz uso de barreras naturales, como colinas, árboles o si no puede ser utiliza tu cortavientos.

Piensa en los riesgos, trata de evitar sitios que puedan suponer un peligro para tu vida. Véase riesgo de avalanchas, corrimiento de tierras a causa de las lluvias, caída de arboles dañados.

Orienta la entrada de tu tienda hacia el este. Desde al amanecer y durante el día tu tienda de campaña estará más expuesta al sol. Esto hará que capte más calor y más luz, así ayudará a calentarla de manera más eficiente .

Lleva agua y mantente hidratado

Si esto tampoco es una broma, si crees que en invierno no necesitas mantenerte hidratado estas equivocado. En invierno el aire se seca más rápidamente y nuestro cuerpo necesita reponerse de esta deshidratación con agua. Así que no seas imprudente y no escatimes en tener suficiente agua si al lugar al que vas no disponen de suministro de agua potable.

Manten la temperatura de tu cuerpo caliente

Congelación e hipotermia son los verdaderos peligros de acampar en invierno, aunque pueden ser fáciles de combatir, necesitamos estar preparados para poder prevenirlos. Ayúdate de estas cuatro recomendaciones. 

Vístete con la ropa adecuada

Calcetines de lana, botas de abrigo, ropa interior térmica, guantes, braga, y chaquetón de abrigo.. Vestirse en capas de ropa te ayudará a regular la temperatura del cuerpo y atrapar el calor que éste genera.  Utiliza de interior a exterior:                        

Una capa base con ropa térmica. Las mejores telas de usar para una capa base incluyen lana merina para climas más fríos.

Una capa de aislamiento que te mantiene caliente y atrapa el calor.  

Una capa de ropa protectora más externa que debería protegerte del viento, la nieve y la lluvia, así que elija un revestimiento impermeable con forro resistente a la intemperie como Goretex. Las prendas de plumón son excelentes en climas secos, pero el plumón no siempre es la mejor opción en climas húmedos.


Mantente seco

El agua conduce mejor el calor que el aire, por lo que la ropa mojada reducirá rapidamente la temperatura de su cuerpo. Incluso hacer ejercicio y sudar puede enfriarte peligrosamente. Retira las capas de ropa lentamente para limitar la transpiración.

También es una muy buena idea tener prendas de reserva en caso de que se te moje la ropa que lleves puesta. Sobre todo prendas de reserva tráete gorro y guantes de repuesto, ya que puedes perder alguna prenda durante tu acampada.

Los piés mojados significan pies congelados, así que deja las zapatillas deportivas en casa. Las botas impermeables son una necesidad cuando se camina a través de nieve profunda. Si va a caminar sobre nieve acumulada, sus botas de montaña con algún tratamiento de impermeabilización deberían estar bien.

Realiza una fogata controlada

Tambien puedes mantenerte caliente haciendo un fuego controlado. Para hacer un fuego en primer lugar hay que ver el potencial riesgo de incendio de nuestro alrededor.

Cuidar de la naturaleza es lo primero, si ves que es posible hay que buscar ramas secas, pasto o algo que pueda prender.

 Hacer una fogata en invierno puede resultar una tarea difícil, aunque no es completamente imposible. Traerse leña no es una mala idea, ya que en invierno te será mas difícil encontrar leña seca.

Existen elementos como los iniciadores de fuego para ayudarnos a prender la fogata que puede facilitarnos la tarea.

Comida rica en grasas

La grasa y las calorías que puedes añadir a tus comidas ayudan a mantener tu cuerpo caliente durante tu estancia. Durante la digestión el cuerpo incrementa la energía en el cuerpo y ayuda a elevar la temperatura interna del cuerpo, proceso conocido como termogénesis. Esto es debido a que nuestro cuerpo necesita horas para digerir las comidas altas en grasas.

Por ejemplo la mantequilla, intenta añadirla a algunas comidas durante el camping, o una buena parrillada para cenar, las carnes son fuentes importantes de grasas eso sí hay que comerlas con moderación. Ademas la ingesta de productos calientes antes de irte a la te ayudarán a mantenerte cálido durante la noche como por ejemplo un tazón de chocolate caliente, café o té. 

Llévate comida extra

Cuando una tormenta de nieve te atrapa por días. Si no tienes suficiente comida a mano puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte. Asegúrate de llevarte suficientes calorías extras que puedas consumir en caso de emergencia. Las barritas energéticas de supervivencia pueden ayudarte en situaciones extremas. Además traerte latas de conservas podrían sacarte de un apuro en casos de escasez de comida.

Aprende habilidades de campista

Acampar en el frío invierno puede ser una tarea de supervivencia. Aprender algunas habilidades te será divertido.

Aprende como prender un fuego. Esto puede ser una tarea complicada durante un dia lluvioso y frio.

Monta la tienda tú mismo.  No sería oportuno tener que esperar a alguien que lo hiciera por tí.

Hierve agua con tu cocinilla y rellena una botella con agua caliente. Las puedes usar para calentar tu saco de dormir en su interior y hazlo rodar para repartir el calor. Asegúrate de que no tiene ninguna fuga y cuidado que no te quemes.

Vaselina

Cubre la piel expuesta al aire libre con vaselina para evitar quemaduras por el frío. Las zonas del cuerpo más expuestas son la cara, labios, orejas, cuello y eventualmente en muñecas o manos, así  serás menos propenso a las quemaduras por el viento y congelación.

Aprovecha el litio

Utiliza las baterías de litio en todos tus aparatos electrónicos de invierno. El litio no tiene solo un rendimiento constante hasta temperaturas mucho más frías que las baterías alcalinas o de NiMh (Niquel-metalhidruro), si no que es más ligero y dura tres veces más.

disfruta la belleza de la noche 

Las largas noches de invierno tienen su encanto y magia, a éstas se les puede sacar el máximo provecho por ejemplo leyendo un libro en tu acogedora tienda de campaña, o jugando a las cartas con tu compañero/a de aventuras o simplemente y si el tiempo lo permite deleitarse observando las estrellas.

Si te han gustado estos consejos o quieres añadir alguno más a la lista déjanos un comentario. 

Click Here to Leave a Comment Below

Leave a Reply:

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar